UNIVERSIDAD CATÓLICA

PosiciónVolante

Temporadas1993, 1995 y 1996-1998

Partidos jugados Campeonato Nacional90

Goles Campeonato Nacional24



Llegó a Universidad Católica en 1993, proveniente de Newell’s Old Boys de Argentina. De inmediato entró al corazón de los hinchas Cruzados, mostrando una garra inusitada y un gran despliegue que encantó a los simpatizantes.

Luego de obtener el subcampeonato de la Copa Libertadores 1993, partió a México para estar solo un año alejado de San Carlos de Apoquindo, pues regresó a mediados de 1995. Estuvo seis meses en el equipo y nuevamente tuvo que partir, regresando en 1996, para formar parte del Plantel Campeón del Torneo Apertura de 1997, derrotando en la final a Colo Colo, con un gol del propio Lunari.

Ricardo Gabriel Lunari, jugador que destacó en el equipo por su amor a la camiseta y por su entrega total a los colores de la UC, con su camiseta número 8 en la espalda.

 

¿Qué significó para ti vestir la camiseta Cruzada?
Para mí la UC es lo máximo. Es la camiseta que más quiero. Desde el primer momento que llegué me identifique con la Católica. Me siento un Cruzado más. Me da la impresión que hubiese salido de las inferiores. No le veo ninguna diferencia con otros chicos surgidos de las cadetes. Siempre va a ser este mi club no solo acá sino que en todo el mundo. Fueron unos momentos muy bonitos. Gracias a Dios, en la Católica me tocó vivir momentos muy lindos y me encanta siempre recordar aquello.

¿Cuál fue el mejor momento que viviste en la UC?
Fue en 1997. Habíamos pasado diez años sin títulos. Y sabía que ese era el momento. Todos nosotros dijimos, este es el año. Tenía que ser y por suerte lo logramos. A lo mejor otros años dijimos lo mismo y no lo pudimos hacer. Pero aquel año cumplimos con lo que nos habíamos propuestos. Fue una de mis mejores experiencias en el fútbol.

¿Qué recuerdo tienes de los hinchas?
Yo gracias a Dios me mantengo en contacto con la gente de la UC, a través de las páginas de la Católica, los foros, y bueno siempre he sentido el cariño y el apoyo que me dieron desde la primera vez que llegué a Santiago. Cada vez que voy a Chile confirmo ese sentimiento que es mutuo, porque realmente me siento un Cruzado más. Paso a paso voy siguiendo siempre todas las campañas y haciendo fuerza para que la UC salga campeón.