UNIVERSIDAD CATÓLICA

PosiciónVolante

Temporadas1994-1995 y 1999-2001

Partidos jugados Campeonato Nacional130

Goles Campeonato Nacional20



Llegó a Universidad Católica precedido del cartel de ídolo y respondió con creces al rótulo. Durante su primer paso por la UC constituyó, junto a otro ídolo, lo que César Luis Menotti denominaba como esas “pequeñas grandes sociedades”. El “Pipo” Gorosito llegó en 1994 junto a Alberto Federico Acosta, constituyendo una de las duplas más letales que recuerde el fútbol chileno, pero ¿qué aportaba el volante? Simple, un talento descollante y una pulcritud exquisita a la hora de tomar el balón y comenzar a construir juego, era el arquitecto de cada avance Cruzado y sus golpes caían con certeza en los pies de sus compañeros o en el arco rival. Su primera estadía se prolongó durante dos años, consiguiendo la Copa Interamericana 1994 y la Copa Chile 1995.

Luego, regresó el año 2000 y jugó en la UC hasta el 16 de junio de 2001, cuando decidió poner punto final a su carrera en un partido ante Deportes Concepción.

Néstor Raúl Gorosito, sin duda uno de los más virtuosos en calzarse la diez Cruzada. En Universidad Católica jugó 173 partidos oficiales (1994-95 y 1999-2001) y marcó 28 goles.

 

¿Cuál es tu sentimiento con respecto a la UC?
Un sentimiento importantísimo. Prácticamente me vi reflejado en un sueño de lo que uno pretende como institución y que lo constaté en la Universidad Católica. Es casi imposible encontrar las mismas facilidades para trabajar en otro lugar que no sea la Católica. A nivel profesional fue extraordinario y a nivel humano también.

¿Venir con tu socio el “Beto” Acosta también te dio mayores facilidades en esa temporada?
Sí, pero no éramos solo nosotros, sino que también había un gran equipo, grandes compañeros. Guardo el mejor de los recuerdos de ese momento y la Católica es el mejor de mis recuerdos.

¿Se podría decir que eres un Cruzado de corazón?
Tengo grabado en el corazón al hincha de catolica y todo lo que significa la Católica. La UC para mi es demasiado grande como para competir nada más que a nivel nacional o salir campeón cada tres años. Tiene que tener equipo para pelear todos los años la Copa Libertadores y la Sudamericana.